Mantener la tradición

En estas fechas próximas a la Navidad se hacen muy presentes las tradiciones. Yo soy amiga de respetar la tradición y me gusta muy poco ver como muchas de ellas resultan trastocadas o perdidas por los intereses del mundo consumista en que vivimos.

Me gustan las tradiciones cuando responden a la manera de vivir de antes cuando la convivencia, la comunidad y la familia eran la parte esencial de nuestras vidas.

Todos recordamos la tradición de reunirnos por estas fechas para cantar al ritmo de la zambomba o de otros instrumentos populares. Se hacían reuniones entre vecinos en torno a la candela o grupos de niños o jóvenes pasaban por las puertas de las casas cantando. Allí les esperaban los aguinaldillos (chorizos que se rompían al hacer la matanza y que las mujeres guardaban para dar el aguinaldo), algún que otro trozo de turrón  o algún polvorón, y sobre todo un público que les escuchaba atentamente y siempre les decía que lo habían hecho muy bien….

Hoy por hoy, las cosas están cambiando, muchas de estas tradiciones se van perdiendo o transformando en los pueblos y ciudades. La zambombas por ejemplo se celebran en peñas, salas comerciales, discotecas y teatros. Se ha hecho de ellas un BIC léase Bien de Interés Comercial.

En esta zona nuestra al sur del sur en la que en invierno  se conserva todavía la esencia de pueblo pequeño o incluso de   aldea, y un espíritu de convivencia y comunidad, tratamos de mantener y preservar estas tradiciones.

Parece que en Zahara y por sus alrededores no era muy común utilizar el instrumento de la zambomba, totalmente representativo de la tradición navideña de Jerez, en Zahara más bien recurrían a la botella de anís para acompañar romances y canciones cuyas letras y ritmos formaban parte de la cultura popular, en un ambiente festivo de jerigonza y de aguinaldos.

No se utiliza el instrumento pero sí que se llama Zambomba como sinónimo de reunión de amigos para una fiesta navideña

zambomba-vientos

El grupo flamencos de Zahara, o el grupo de los hermanos Heredia pretenden mantener la tradición y conseguir reuniones en las que la gente se agrupe en torno a una hoguera al ritmo de la botella de anís, la pandereta, las palmas,  y cante romances y canciones.

Reuniones en las que el canto tradicional surge espontáneamente, con la cadencia que la costumbre, para echar un ratito de alegría y convivencia.

Desde
ventaqueremos compartir con pájaros sin rumbo, amigos y vecinos una candela como las de antaño.
Compartir la alegría, la convivencia y la participación inherentes a estas fiestas y escuchar juntos latir el corazón de nuestros abuelos.

Os esperamos el día 29 a las 19:00

Categories: Diario

Leave a reply